sábado, 30 de enero de 2016

FUISTE...

Todo comenzó sin darnos casi cuenta de ello.
Solo con el paso de los días,y muy poco a poco,nos dimos cuenta de que algo se estaba creando.De que estábamos ahí,y que de alguna manera,y eso lo supimos más tarde,siempre lo habíamos estado.

Fué como cuando miras a alguien a quién no conoces de nada directamente a los ojos,y crees que está en este mundo para ti.Solo que hasta ese momento no lo sabias.

En el lugar más raro,en el momento más impreciso,y también en la vida equivocada.

Porque después de esta vida,hay otra.Yo creo en ella.Creo sinceramente y desde lo más recóndito de mi ser,que esta vida es una prueba a la que viene después.
Y todo lo que hacemos,lo que decimos y sentimos.
Lo que anhelamos y lo que amamos,nuestros sueños y nuestras metas.Si ganamos o fracasamos,todo es en pos de esa vida,de ese Más Allá que nos abrirá sus ojos cuando nosotros cerremos los nuestros.

Mientras tanto paseamos por el sendero marcado de la mejor manera que podemos,dando lo mejor de nosotros mismos,ya no únicamente para gustar a los demás,sino para poder irnos a dormir tranquilamente.

Y en ese camino,mi camino,siendo yo misma,fué cuando miré directamente a los ojos a ese alguien que no conoces absolutamente de nada,y supe que estaba en el mundo para mi.
Y yo para él.

Es imposible describir tanto esbozo de sonrisas,tantos látidos de corazón y tantos suspiros en una frase.
Imaginaos un paraíso radiante.Donde puedes ver las estrellas a todas horas y a la vez brillar el Sol.Donde las cascadas son lagrimas de alegría,y donde te hayas en estado permanente para el resto de tu vida.

Donde un soplo de aire es un Te Quiero.

Incluso cuando todo acaba,ese estado de lapsus de tu alma,sigue permaneciendo porque los recuerdos nunca se borran.Y eso es lo que duele.Pero es mitigado(apenas)porque sabes que eso no te lo puede quitar nadie.
Ni en esta vida,ni en la otra.

Fuiste para mi ese soplo constante de aire cálido que emana de algo sincero.Sin tapujos.
Como el primer beso.La primera caricia y el primer roze.
De esos que te erizan la piel y te elevan.
Fuiste esa mano acogedora y protectora a la que acudir cuando sentía que me caia.
Fuiste mi manto para el frio de mi piel.Aportandome ese calor pérdido.
Fuiste ese paisaje al que admirar cuando todo parecía oscuro.
Un mapa sin sentido en una época pretérita concebido para nosotros.
Un mundo azul sobre el que girar y un banco donde poderse sentar.

Casi sin darme cuenta,superaste mis expectativas de un mundo féliz.
Y ahí estaba yo,preguntandome que ocurria,que me pasaba.
Y por qué nunca antes me había sentido así.
De todas las posibles personas que pasan por la vida de uno,creo firmemente que una en concreto,con creces está "puesta" en nuestro camino para que sepamos reconocerla.

Y yo te reconocí.
Supe que eras tú.
Y no quisimos perder el tiempo.
Pero el tiempo quiso perdernos a nosotros.

Es tan difícil explicar lo que pasó como intentar explicar por qué no pudo ser.

Nuestra existencia está plagada de momentos.Y cada uno de esos momentos es una historia.
Con algunos de ellos se puede escribir un libro.Porque te transportan a donde sueñas,y además con la persona que deseas e inevitablemente te pierdes.

Nuestra vida es un bestSeller que merece ser contado,para que otros puedan atreverse a escribir el suyo.
Todo tiene un principio y un final.
Con algunos libros no pasas de la segunda página.Quizá injustamente porque no les damos tiempo a que se pongan interesantes.Y los que te resultan atrayentes desde un principio,terminan aburriéndote.

El libro de mi historia contigo es inacabable.Tuvo un principio pero no le veo el final.
Y mira que lo he dejado apartado en el desván de los libros leidos una y otra vez,pero siempre que me despierto,aparece de nuevo en mi mesilla de noche.
Y eres tú quién se levanta sigilosamente para no despertarme y lo coloca de nuevo ahí.

Porque quizá crees que todavía queda algo por leer,algo que quizá se nos pasó por alto en las últimas páginas.
Quizá es uno de esos libros que nunca acaban de escribirse y como consecuencia nunca de leerse.Porque simplemente no queremos que termine.

Hace tiempo que puse de nuevo el libro en el desván y al despertarme por la mañana no lo he visto ahí.Supongo que te das cuenta de que lo mejor es que se le acumule el polvo de los deseos y las cosas por hacer.

No soy una Emperatriz,y tú no eres el que gritará mi nombre para salvar la situación.

Aún asi fuiste todo para mi.
Mi pensamiento diario y la sonrisa de después.
Esa mirada que perdura y ese "quédate".
Fuiste el gancho aferrado a lo más profundo de mi,para no caerte,para no volver a sentir.
No de la misma manera,parece que contigo todo lo aprendí.

Fuiste mi noche eterna,de la cúal no quería despertar,me hacias abrir los ojos y transportarme a ese Más Allá.
Quizá es donde me estés esperando,quizá es donde todo vuelva a comenzar.
Fuiste ese grito al viento que te decía "quédate un poco más".

Todo se aleja,todo se calma pero no todo se olvida.
Como olvidarte de respirar?

Y seguimos como al principio.Volvimos a empezar por el final.
Se sigue sintiendo y preguntándose donde queda aquel momento en el que parecía que nada podía importarme ya,porque estabas a mi lado.

Y te he visto alejarte de mi, de lo que sabes que siento y de lo que te podría dar,creeme lo entiendo.
No soy esa persona que en tu camino tenga que volverse a cruzar.Soy un espejismo de tu imaginación,algo efímero y ya sin calor.
Ese que te hizo venir a mi.Ese que ahora es hielo,eso que te apartó de mi.

Y mientras no haya otra vida,sigo queriéndote en esta.
Mientras no le abra los ojos a esa vida,sigo pensándote en esta.
No sé lo que ocurrirá después.
Sé lo que pasó antes.

Fui en tus brazos esa nube que se descarga agotada.
Fui un ángel que se ganó sus alas.
Fuiste ese desvelo que se ganó mi terreno.
Fuiste ese momento,ese camino y este destierro.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Aún trascendiendo la tristeza de una despedida, es un texto muy bonito.