domingo, 6 de diciembre de 2015

ESA PUERTA QUE NO SE ABRE

Miedo,dolor y apatía...acaso crees que nadie te los arrebataría?
Soledad,tristeza y un corazón...quizá te dé miedo dividirlo en dos.

Que ocurre en un espacio "vacio"en el cuál crees que nadie puede entrar,en el que no dejas que nadie te dé una visión concreta de la realidad?
Acaso nosotros inventamos esa realidad o acaso ella nos inventa a nosotros?
No te das cuenta de que aunque tú quieras huir de ese mundo que te pesa,no puedes porque formas parte de él?
Es tan difícil estar delante de una puesta de Sol y no poderla disfrutar...delante de un rio del que no puedes beber,aunque te mueras de sed...

Nuestro interior es un constante cambio de idas y venidas,de rescates y desahucios del alma,esa que parece que ya no tienes cuando te pasas la vida intentando cambiar ese mundo que no has elegido tú.
Acaso alguien últimamente te ha preguntado como te sientes,aparte de ti mismo?

Sentimientos que dar.
Y tantas palabras que lapidar.Para que las quiero si nada con ellas puedo hacer ya?
Para que sentir cosas que no puedo expresar?
Ocultar látidos de mi corazón,cúal presa escondida en un rincón,quizá si te acercas más...de esta trampa del destino nos podamos salvar.

No todo durá para siempre.Como diría El Cuervo...nunca llueve eternamente.
Esa frase me parte el alma.Pues está dicha desde el amor más profundo que se le puede dar a una persona.Que es dedicarle tu vida entera desde el alma,desde dentro sin esperar nada a cambio.
Cuando te entregas tanto a alguien y te lo quitán.O lo pierdes.Cuando ya no puedes demostrar absolutamente nada de lo que te rompe el interior,cuando estás tan llena de todo y a la vez tan vacia...cuando la única persona a la que quieres darle esas cosas,cuando la única persona que te puede comprender de verdad,porque sois uno...cuando esa persona ya no está...

Es cuando te dás cuenta de que no quieres salir de ese oscuro rincón al que alguien te llevó y al que tú no opusiste ninguna resistencia,y en el cúal quieres quedarte para siempre.

Porque ese vacio,ese hueco,esa oscuridad,son tu luz,tú único universo sobre el que girar y esa totalidad de lo que ya ha muerto.

Quizá en algún momento decides salir cuando oyes la lluvia fuera,y ves un poco de esa realidad que un dia decidiste dejar,y marcharte a ese mundo paralelo,a ese eterno arcoíris carente de colores.
Solo en ese mundo distante,abducido por sentimientos inalterables por el paso del tiempo,pero muertos de tanto esperar a ser saciados,muertos por dentro porque no hay nada fuera,solo resistes por la tenue ilusión de que quizá...un quizá eterno,mires atrás y veas esa luz que un dia te hizo brillar...como se puede encender la llama de lo que ya está muerto?
Sales a la realidad y como un vagabundo errante,buscando entre los desperdicios que un dia fueron tus sentimientos,dejando que la lluvia te acompañe,pues está en tus ojos,recorres ese vacio y solitario lleno de hierbas que has dejado crecer a tu paso.Porque ya nada parece importante...ya nada te importa lo suficiente como para querer volver a ver el Sol.

Todo es como un abismo inalterable e insondable.Donde nunca dejas de caer.

Esa puerta que no se abre porque no eres tú quién debe abrirla.Solo el que está detrás puede hacerlo.
Esa puerta a la que llevas llamando toda tu vida y en la cúal parecen no oírse tus golpes.
Esa puerta que no se abre,porque está estancada en el tiempo.Ese tiempo que pediste.
Ese tiempo que no volverá.

Pasa el tiempo.Tan rápido fuera y tan lento dentro...no puedes ya saber si estás fingiendo por algo que nunca ocurrirá,o luchando porque puedes provocar que ocurra.

Como salir al exterior después de una batalla de mil años,luchando contra lo que sientes porque no tienes derecho a sentirlo,o alguien lo cree así.

Porque nadie quiso luchar a tu lado cuando esos sentimientos florecían y se revelaban,porque en algún momento sentiste la mano de la esperanza,pero era solo el destino disfrazado de jugarreta.

Y ahora qué?
Acaso me escuchas cuando pienso en ti?Acaso sabes que estoy aquí?Que sigo aquí?
Que nunca me marché?
Que siempre te esperé?
Acaso sabes que los látidos de mi corazón,aunque tenues por el paso del tiempo,siguén siendo por ti?
Acaso te das cuenta de que eres el único que puede abrir esa puerta que no se abre?
Sientes muy en el fondo que todo lo que anhelo y deseo,deseaba encontrar,lo encontré en ti?

Acaso te has parado a pensar en algún momento de tu vida,esa en la cúal no existo,que podias ser la causa de mis desvelos?Que podias ser la causa de que ya no quiera estar en esa soledad llena de miradas y sonrisas vacias?

Te das cuenta de que yo fui a buscarte pero fuiste tú el que me encontró?
Por qué te da miedo hablar conmigo si lo único que puedo proporcionarte es paz?
Tú que entiendes bién de palabras,porque vives en el mundo que las crea,tú que entiendes bién como utilizarlas...conmigo no te atreves a traducirlas en voz?

Acaso sabes lo que se siente cuando quieres decirle algo a alguien y no puedes porque no te deja hacerlo?

No pasa nada,pero pasa el tiempo.Es difícil centrarse en una realidad que no quieres vivir.
Dejar ir.Dejar de insistir.
Vacio y tristeza.
Y como late un corazón.
En esa puerta que no se abre...porque ya nada dá a su exterior.
Miradas al vacio,suspiros y dejadez.
Una vida sin cuento,sin zapato y sin nada por lo que correr.

Una leve sonrisa,perdida en la noche de los tiempos,me diste alguna vez,me hiciste sentir Princesa,Reina por un dia en el juego de tu piel.

Un reino al que no he de pertenecer,con unas reglas que quise jugar.
Sabiendo que perdia antes de comenzar.
Y aquí estamos en esta torre oscura,una ruta prohibida aún medio recorrer,un sendero perdido en las entrañas de lo que un dia anhelo tener,aqui estamos,mi soledad y yo.

Mirando al horizonte desde mi torreón...quizá se abrá esa puerta que nos lleva a otra dimensión,a ese mundo paralelo del que un dia hablamos...pero en el solo me veo yo.

Esa puerta que no abre,esa es la puerta que va a mi corazón.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Una vida plena de felicidad, no requiere de metas, ni de sueños, ni de puertas cerradas, solo latidos de un corazón que lanza al destino un alma renovada en pos de un camino que avanza paso a paso, a cada inhalación del vigor de la existencia, y en ese camino, estará esperando como parte del puzzle de la vida esa parte que refuerza y anima el recorrido, desde la torre lúgubre y oscura que nos abate, al salón de celebraciones del palacio donde las princesas danzan abrazadas a su infante.